Cómo ayudar a los niños a adaptarse durante un divorcio

Una y otra vez, la investigación sugiere que el conflicto de los padres es un fuerte predictivo de cómo los serán niños después de la separación y el divorcio de los padres. La capacidad de los padres para cooperar sin exponer a sus hijos al conflicto en curso puede proporcionar una base crítica para ayudarlos a adaptarse durante un divorcio. Por el contrario, los padres que siguen siendo hostiles entre sí y continúan abiertamente batallando es probable que allanen el camino para el desajuste de sus hijos.

Esto tiene sentido, ¿verdad? Los niños que tienen que soportar todos los cambios provocados por la separación de sus padres o el divorcio, probablemente luchan más y tienen más ansiedad y depresión que el resto de niños.

Sé que hay situaciones en las que algunas de estas sugerencias simplemente no son factibles. Por ello son más bien piezas a considerar. A mirar desde diferentes ángulos para ver si tal vez, sólo tal vez, hay alguna manera de hacer que sucedan de una manera que beneficie a sus hijos.

Algunos consejos útiles

  1. Busque apoyo. Su relación con el padre/madre de sus hijos ha cambiado de manera dramática. Nunca he oído hablar de una relación íntima terminando con las partes involucradas sintiéndose totalmente indemnes. Ya sea que se dirija a la terapia, a la familia, a los amigos o a una combinación de éstos, es fundamental que permita que le apoyen durante este tiempo de desajuste.
  2. Si es posible, utilice un mediador para acordar un plan de educación de los hijos. Haga todo lo posible para mantener las peleas con su pareja lejos de su hijo. Este tipo de disputas puede dejar a ambos padres en un estado de conflicto y la mala energía se transfiere a sus hijos.
  3. Busque signos de angustia en cada uno de sus hijos. Si usted está pensando que su hijo está muy bien en la situación actual, pero comienza a notar algunas diferencias en el comportamiento, la emoción (incluida la falta de expresión emocional), las quejas somáticas que pueden significar estrés (por ejemplo, dolores de cabeza, dolores de estómago, dificultades para dormir) u otros cambios, podría ser el momento de reexaminar el nivel de tensión y conflicto. La mayoría de los niños estarán angustiados a medida que vayan pasando a través de este proceso. Tienen altibajos, pero su angustia general debe aliviarse con el tiempo. Si en cambio comienza a empeorar progresivamente, entonces definitivamente es algo que debe ser examinado por expertos en psicología clínica para niños.
  4. Mantenga buenos límites cuando se trata de su relación con el otro padre de sus hijos. Si bien es fundamental llegar a un acuerdo sobre las cosas grandes, como la escuela y la salud, no es necesario estar de acuerdo en todas las cosas pequeñas. Cada uno de ustedes necesitará su espacio, sin la interferencia del otro. Por ejemplo, usted puede tener diferentes reglas sobre las tareas. Uno de los padres puede querer que todo se haga durante el fin de semana y el otro puede querer que se hagan todos los días después de la escuela. Ni es correcto ni incorrecto. Son simplemente diferentes y cada padre tiene el derecho de hacer lo que crea conveniente.
  5. Demuestre respeto hacia el otro padre/madre. Eso significa usar un lenguaje respetuoso hacia él/ella, especialmente si sus hijos están en cualquier lugar a la escucha… Eso significa mantener los límites discutidos anteriormente. Recuerde, el otro padre de sus hijos es una parte de sus hijos. Respetarle es una forma de respetar a sus hijos. Asegúrese de que no los coloca en un conflicto de lealtad, sintiendo la necesidad de elegir entre uno u otro.

Para terminar, pregúntese “¿Esto es bueno para mis hijos?”. Puede ser útil mantener una imagen de sus hijos en mente mientras todo pasa y se trabajan las diferencias. Siguiendo estos consejos podrá ayudarle a adaptarse durante un divorcio o separación más fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *